Latest Entries »

Hace tiempo que no escribo alguna cosa aqui y este de aqui, como regalo, es el primer intento de poema en otro idioma, el del lado de aca, portugués, espero que esté por lo menos decente:

 

Vamos desistindo

pelo a pelo

pelo buraco da cabeça

que não chega a o coração.

 

Chega coração!

para de bater, latir, fugir;

agir no sentido contra o tempo;

de doer nas temporas do amanhã.

 

Até amanhã meu bem,

ou até outra esquina que esconda,

que esteja de ronda,

que traçe o caminho del olvido.

 

Que eu me esqueça?

que não pereça?

que a preguiça me roube

e sem a lua tudo explode!

 

E a luta sem tê te mingue

e o girassol quieto me acorde.

 

*peço discúlpas pelo érros gramaticais

todo es mas extraño que ese capicúa barato que nadie notó, es como los caminos de repente  de la nada toman caminos distintos; como, a pesar de querer bien (y ojo que viene de bem querer em portugues) uno decide, así sin acasos, y a la mitad de la madrugada, lo suficientemente tarde para dormir, lo suficientemente temprano para no dormir, en un repentino momento de lucidez que se parece un poko  un coma profundo o a una muerte por asfixia… seguir… si, seguir, nada mas que andar un paso tras otro, ponerse entero los pantalones, la camiza, los zapatos si es ke hacen falta, pero mas importante el corazón el alma la mente el cuerpo los sueños, en fin, resumiendo, el todo que es uno y que no se conoce, y continuar andando para quien sabe con que o en donde se vaya a encontrar uno, pero es ese el asunto, encontrarse, durmiendo bajo que techo? comiendo que comida? hablando con que personas? quien sabe . . . pero alimentándose perpetuamente de todo eso que le rodea a uno, y como un viejo peter pan con nombre  extraño, mi buen PEER GYNT, bastarse a uno mismo

ya no es tiempo de dormir, y ni de tener sentencias fijas para la vida que me propongo vivir, mucho tiempo he mantenido una manera de ver un aspecto de la vida y hoy la oportunidad tomar otro camino no ha sido en vano; se mantiene mi alma, se mantiene el corazón, se mantienen los tabakos y las noches de mi luna, incluso, y si me pongo a pensar el camino se mantiene, sigue y seguirá ahí aquel que ya recorrí, como este que siempre ha estado pero ke es nuevo para mis pies, he de confiar en ellos

arrepentimientos están por demás al borde del comienzo del camino, pero ni vale la pena verlos, si he de volverme mas sabio he de ser responsable de mis pasos

y tal parece que los susurros ahora tienen mucho que contar

telepatica o infracapilarmente

mi alma resuena y revibra

danzante

antipoeta dormido?

mordido

en la mano, en el hombro,

en las uñas,

 cada piedra salida de la calle 

me sangra

interminablemente,

los basureros me ecôan la cabeza,

 tantas hojas en el suelo que me siento calvo,

me hormiguean las marchas policiales,

siento la nariz entupida de tanto tráfico,

y tanto ruido de celulares

me irrita la garganta.

 

y a veces

una ventana se me abre,

una buhardilla por donde entran los colibríes,

o por donde un gato me sube

arañándome las ropas. . .

 

las plumas se me caen desde que aprendí a ser noche

se miraban

se lagrimeaban los suspiros

se decian muchas cosas

se silenciaban las voces

se acercaban quietos

se anochecian las manos

se caminaban ciudades

se recordaban

se re-conocian

se volaban las sonrisas

se mordian la nostalgia

se entendian los lunares

se revestian de tiempo

se palabreavan a ojos cerrados

se abrian las pupilas

se llenaban de nubes

se relampegeaban las tristezas

se acomodaban el calor

se corazonaban los ritmos

se corrian dos caminos

se suspiraban

se sustraian

se sumaban

se circulaban los cierres

y cerraban los circulos

nunca se despidieron. . .

se aqui e agoraban…

costumbrista

costumbre canival

costumbre irreductible

haber caido, haber tropezado,

no haberse habituado, solo acostumbrado

como te acostumbras a la costumbre

al hambre

al dolor

al tiempo

a la vida. . .

como cuando no gritas en medio de la calle

o como cuando las sabanas se te pegan en las madrugadas

como un lapso de meses que girar una y otra vez sobre la cuerda floja y uno no ha saltado de un puente, de una cascada, de la ventana, de la cama, de un dia a otro,

ay! dias. . . y noches que me fueron durmiendo las pestañas y las lagañas,

ciudad que no me rompes sus calles en la cara

realidad, estupida realidad que me arranca los dientes y yo me bebo la sangre por su sabor, con la boca cerrada

uñas que no crecen en la espalda

zapatos nuevos, donde estan  sus historias y sus atajos?

envenenado de besos, envenenado de caricias, envenenado la piel seca bajo la lluvia

como si lo venidero atraviesa una delgada capa de hastio y se mezcla con la memoria. . .

costumbre. . . tatuaje mal pagado que cuesta caro deshacer

costumbre. . . bobo pseudoconocimiento

arranca un pié, un hueso, el ombligo, la razón, los recuerdos. . . lo que quieras, pero sal. . .

O mais triste de todos os palhaços que (ainda) não pissaram um palco, uno triste, muy triste, y (a veces) sin gracia.

Um palhaço que brinca de fumarse el tiempo que habita en sus bolsillos.

De carpa nueva.

De zapatos lustrados.

De nariz caída, pintada en el pecho.

Meu querido palhaço, meu querido e velho palhaço de mais de 2000 anos de idade.

Te subes a la pista y escuchas, y simplemente escuchas, ouves aqueles susurros de vozes na plateia; los miras, de reojo los miras, como se acomodan en sus asientos, como conversan abiertamente, miras sus risas y no te cansas… (quien sabe)

Meu velho palhaço, la tercera camana ya sonó, el publico se quedó en silencio, y tu, triste figura, recojes tus maletas y vai embora, fuera, lejos, te apartas con el lento caminar de la luna.

Te vas…

Te fuiste…

(estas?)

sonido. . .

Que me hago sin tu ombligo?

a qué, en esta soberana soledad,

se le puede llamar patria viva,

 

Como me sombras por partes

sin los desabores cotidianos

arrimadamente en mi aliento

 

Y me plantas una sonrisa tan gata

nacida de lo liviano de tus horas

 

Que me hago yo, naufrago

de tus suspiros,

sin la silueta de tus adentros?

de esas cosas que salen asi, de la nada, porque un garotinho vino y me preguntó si soy un poeta. . .

 

Existimos

los artesanos de los sueños,

los vagabundos,

los herrantes, los heraldos

de las noches,

guiados por el viento

o por las estrellas,

soñadores de las veredas

del mundo

de lo sideral,

y nosguiamos

dentro del camino

que nos creamos,

atravesamos las culturas

lo cotidiano

de otros “aqui”

de diferentes “entonces”

con bolsas llenas de silencios

de preguntas

de amores

de montañas

de olvidos

de pasos,

pero sobre todo,

de  soledades

elegidas y

dibujadas

sobre nuestra piel

con dedos,

con sangre,

con cenizas

de colores

que recojemos

de las ciudades purpuras,

de las haciendas rojas,

de los anocheceres verdes,

del abanico de caminos

que nos aventuramos

entre cada parada,

entre cada tabaco.

Y si…

no somos todos…

almenos yo…

lo intento…

es una soledad

asi como una pompa de jabón,

si,

como una pompa de jabón,

fluctuante, arremetedora contra el viento

terriblemente sometida a las corrientes de los recuerdos

extrañamente ligera,

fragilmente reventable por las agujas que no aparecen

inconcientemente decolorada en degradaciones grises

puramente quieta en medio de tanto movimiento

densamente liviana con su interior lleno de mi,

si,

como una pompa de jabon,

como una soledad. . .

recuerdo, ahora, mucho tiempo despues, muchos kilometros lejos de las montañas que me vieron crecer, recuerdo, hoy, en lengua extranjera, en cielos que cubren otro pedazo de tierra, en eses pastos que se mueven debajo de mis pies con otros colores, recuerdo, ese tiempo, que no todo mundo lo recuerda, esas remembranzas de pequeñas comunidades que se creaban , de de escritos y gustos o disgustos que unian a las personas desconocidas de todos los lados del mundo

me lembro, lo recuerdo

he de volver, de visita , talvez, primero, y despues para quedarme nuevamente